El agua de los océanos es unas veces transparente y cristalina, otras con tonos azules, turquesas, y otras verdes llegando a veces al color marrón, todo un arco iris de tonalidades.

Pero el océano no sólo es agua y sus colores, además, en su interior hay corrientes, remolinos, vida interior… con las tempestades el mar se alza en grandes olas, llevando a los barcos a la deriva. Y al fin llega la calma.

Así es la vida, comienza apacible, buena, tranquila, pero van apareciendo nuestros miedos, nuestro ego, nuestros pensamientos y tenemos que navegar superando los golpes, los obstáculos e incluso a nosotros mismos, en busca de un puerto donde reposar para después seguir con una nueva travesía que aunque salgamos con buen tiempo seguro que en algún momento llegará la tormenta y para ello hay que estar preparado, vivir una vida sin miedo, sin rencor, sin dudas… desde el alma para descubrir el significado de nuestra existencia.

alma

Anuncios