Y cerró los ojos y comenzó a soñar…

Cómo pudo ser su vida si hubiera tomado otras decisiones.

Si hubiera esperado y hubiese aprendido más de la vida…

La impaciencia de la juventud… corrió demasiado.

Tal vez ir por otro camino le hubiera hecho más feliz,

Pero eso nunca lo sabrá, o quizás eso sea para otra vida.

Otra vida vivida de diferente manera.

Vi una película hace tiempo (que no recuerdo su nombre) que el protagonista cuando tomaba una decisión y tenía unas consecuencias, pedía poder cambiarla y volvía a desarrollarse la acción desde otra decisión y al final se da cuenta que todas las decisiones le llevan a un camino del que nunca estaba satisfecho.

Somos nosotros y nuestras circunstancias.

El yo y las circunstancias van juntas como decía Ortega y Gasset. ” Yo soy yo y mi circunstancia; si no la salvo a ella, no me salvo yo” en nuestras decisiones además de nosotros también está el momento y todo lo que nos rodea y nos permite decidir entre diferentes opciones y que esperamos que siempre sea la mejor opción.

Pero no hay que conformarse con las circunstancias, si salvo la circunstancia me salvo yo.

15

Anuncios