Lublin y campo de concentración y extermino de Majdanek

De vuelta a Gdansk, después de la visita a Sopot, cogimos un tren con destino a Varsovia.

Habíamos contratado con un guía la visita al campo de concentración de Auschwitz, pero no nos lo había confirmado y recibimos un correo diciéndonos que era imposible y que estaba completa la visita para esa semana. Le pedimos que nos recomendará algún otro y nos dijo que el campo mejor conservado y más desconocido era el de Majdanek.

Así que decidimos ir a Majdanek.

20180607_143821_001

El campo fue creado en octubre de 1941 por órdenes expresas del comandante de las SS, Heinrich Himmler, para recibir a los prisioneros de guerra polacos, y fue transformado en campo de concentración en febrero de 1943 para todo tipo de prisioneros.

Está a 4 km de la ciudad de Lublin, cerca de la frontera con Ucrania. La comunidad judía de Lublin era muy grande, de hecho a Lublin se la conocía como la Jerusalén del reino de Polonia.

Al contrario que otros campos de concentración alemanes, este no estaba escondido en ningún lugar remoto en medio de bosques ni era cercado por zonas de exclusión, quedando a la vista de la población civil de Lublin.

En el comienzo de las operaciones, Majdanek albergaba a cerca de 50.000 prisioneros, siendo ampliado en 1942 para una capacidad de hasta 250.000, destinados principalmente para trabajar como esclavos en la producción de munición y fabricación de armas. Entre abril de aquel año hasta su liberaciòn el 24 de julio de 1944, el lugar fue transformado en campo de exterminio, con la introducción de cámaras de gas y hornos crematorios. Fue uno de los dos únicos campos alemanes que utilizó el Zyklon B – el otro fue Auschwitz – como gas exterminador, junto con el monóxido de carbono, que también se usaba en las ejecuciones.

Con la llegada del Ejército Rojo el 24 de julio de 1944, el campo fue evacuado, siendo el crematorio el único lugar que los nazis consiguieron destruir antes de la fuga, gracias a la rapidez del avance de las tropas libertadoras, lo que transformó Majdanek en el mejor preservado de los campos del Holocausto para la posguerra. Cerca de mil detenidos fueron evacuados, pero los soviéticos todavía encontraron otros miles de reclusos, la mayoría prisioneros de guerra, mostrando la evidencia de los crímenes allí cometidos por los nazis.

Debido a la falta de registros, el número de muertos en Majdanek siempre ha sido más difícil de calcular que el de otros campos de exterminio. Los soviéticos inicialmente calcularon el número de muertes, alegando que no había menos de 400.000 víctimas judías, y de 1.500.000 víctimas de distintas nacionalidades,​ durante el período total de funcionamiento, basados en la capacidad de los crematorios.

20180607_134122.jpg

Entrada al campo

20180607_134725.jpg

Casa del médico, dentro del campo, que experimentaba con los presos

20180607_135742

Barracón de desinfección

20180607_140013

Pila donde una vez rapados los metían con desinfectante

IMG-20180607-WA0293

Después pasaban por estas duchas donde les soltaban el agua hirviendo y después congelada

20180607_140632

Botes que contenían el gas, eran piedras blancas pequeñas que al calor humano se abría y salía el gas

IMG-20180607-WA0261

Cámara de gas donde esparcían el contenido de los botes de arriba. Las cámaras de gas de Majdanek utilizaban tanto monóxido de carbono como Zyklon B, el color azul de las paredes era producido por el gas.

20180607_152717

Zapatos que utilizaban como materia prima para arreglar los de los soldados, llegaron haber 430.000 pares

IMG-20180607-WA0233.jpg

Las alambradas

20180607_154248

Literas donde debían de dormir de lado para que cupiesen más personas

20180607_161927

Los hornos donde quemaban los cuerpos

IMG-20180607-WA0180

Bañera donde se bañaba el jefe del campo cuando el agua se calentaba con el calor de los hornos. Espeluznante, ¿verdad?

IMG-20180607-WA0199

Garitas de vigilancia

 

Lublin

IMG-20180607-WA0162

Restaurante de comida judío polaca “La Mandrágora”

IMG-20180607-WA0156

Castillo de Lublin

IMG-20180607-WA0161

Ver el campo fue muy especial, sientes el dolor que allí hubo y la maldad hasta que punto puede llegar. Cuando el guía iba relatando todo lo que allí ocurrió casi lo estás viendo el horror,  los ojos se te acristalan y el vello se te erizan. Y a pesar de todo no hemos aprendido nada, sigue habiendo dolor en tantas partes…

Podría contar muchas más cosas y poner muchas más fotos, pero sería demasiado largo.

Después de un día intenso sobre las 23 h llegamos a Varsovia

Continuara…

 

 

 

Anuncios