Siento el calor del sol en mi piel, cierro los ojos y sueño, pero cuando vuelvo a la realidad mis sueños desaparecen. Es en ese momento cuando me gustaría que el mundo se parase para disfrutar de ellos…

El mundo gira, para unos deprisa, para otros despacio, según te sientas.

Quiero que vaya despacio para deleitarme de los buenos momentos. Esos momentos escasos porque corremos aunque estemos parados. Los pensamientos van a gran velocidad sin detenerse, diciéndote todo lo que has de hacer, decir… sin tregua, sin descanso.

Dame tiempo para saborear las pequeñas cosas sin sentirme culpable por detenerme, por parar, por no hacer nada, por no pensar, sólo disfrutar del momento.

En la soledad de la noche, el silencio, la calma… llega el descanso del guerrero. Es el momento de la reflexión, pero llega Morfeo y te transporta de nuevo al mundo de los sueños.

Y es aquí cuando crees que no tienes tiempo, que va muy deprisa, que no llegas a todo, pero realmente si lo hay sólo debemos quitar cosas que no aportan, hacer realmente lo que deseas y no culparse de lo que no haces, sino agradecer lo que haces.

10

Anuncios