De la tristeza surge el poema.

De la alegría el amor.

Como la noche echa de menos al día,

yo también te extraño.

Guarda mi nombre,

 no lo escribas en la arena húmeda,

porque el mar se lo llevará.

Lo que yo te he dado no me lo devuelvas,

es todo tuyo… el amor, las risas, las caricias…

Si no eres tú, ¿quién?

28

Anuncios