Mi mente te niega, pero mi corazón te ama.

En mis silencios te sueño y me enfado, ahogo mi angustia, mis pensamientos me abruman, odio amarte de esta forma sin sentido, sin nada a cambio.

Espero todos los días encontrar algo tuyo, una llamada, un mensaje, un correo…, pero nada llega y la vida pasa. Te doy mi tiempo que estoy perdiendo y nadie me lo devolverá.

Me ocultabas tantas cosas que creías no sabía, pero te conozco bien, tú mismo lo decías.

Me robaste el corazón, la vida… y ahora no puedo regalárselo a nadie, porque ya no necesito a nadie.

Guardo nuestros recuerdos, esos que sólo son tuyos y míos, que nadie más conoce, pero he de sacarlos, modificar mis pensamientos y entonces encontraré el camino a mi libertad.

El ahora es todo lo que hay.

Captura

 

Anuncios