Giacomo Girolamo Casanova, nació el 2 de abril de 1725 y murió el 4 de junio de 1798.

Se le conoce, sobre todo, como arquetipo libertino seductor del que se han contado 132 conquistas amorosas.

La historia de mi personaje, al que llamaremos Juan, es parecida en lo que respecta a la vida amorosa, ya que el resto nada tiene que ver.

Vivieron por la misma época, siglo XVIII, y como Casanova era un mujeriego.

Encandilaba a las mujeres, era atractivo y tenía palabras para todas, las utilizaba, las engañaba. Decía que las amaba y después desaparecía.

Así actuó gran parte de su vida.

Una de las mujeres que engañó le dijo:

-Lo que haces  a las mujeres lo pagarás, si no es en esta vida será en otra.-

Ahora volvemos al presente.

Una mujer, a la que llamaremos María, había estado casada, pero con el paso del tiempo se divorció. Se había casado muy joven y “vivido” poco.

Ella comenzó a vivir, realmente, después de su divorcio… conoció a algunos hombres. Todos le decían lo mismo, que era atractiva, inteligente… bueno ya sabéis todas esas cosas que se suelen decir cuando quieres decir adiós y no sabes muy bien cómo, por qué el único interés era sexual. Ella tenía un halo de misterio que les atraía. Sabía amar aunque no le correspondieran.

Pasaron algunos años y nada cambiaba.

Un día llegó a sus manos o a su ordenador información sobre los Registros Akáshicos. Sintió mucha curiosidad y empezó a indagar.

Los Registros Akáshicos, por si a alguien le interesa, contienen el conocimiento presente y pasado, las experiencias y expresiones del recorrido del Alma, desde sus inicios hacia adelante, así como todas las posibilidades de su futuro desarrollo. Es el organismo encargado de dejar constancia de los actos relativos de la humanidad. Y el Archivo Akáshico es el lugar donde se almacena todas las experiencias del Alma en el pasado, presente y futuro. Hay gente que sabe leerlos y se dan cursos para aprender a hacerlo.

María tenía preguntas que no sabía responderse y decidió ir a preguntar a los Registros. Quería saber por qué siempre se le repetía la misma situación con los hombres que conocía. Y la respuesta fue:

-María en otra vida fuiste un hombre, al que le gustaban mucho las mujeres, pero sólo querías divertirte y rompiste muchos corazones-

Siguió diciéndole: -cada uno de los hombres con el que has estado es una mujer engañada de la otra vida y sólo perdonándote y perdonándoles podrás liberarte-

El perdón es la llave que abre el portal del amor.

el-perdon-abre-las-puertas-del-amor-el-perdon-liberacion-perdon-a-ti-mismo-es-el-mejor-regalo-que-te-puedes-hacer-a-ti-mismo-prosperidad-universal-www-prosperidaduniversal-org

Anuncios