Empezaba sus vacaciones. Se levantó y fue al cuarto de baño, se quitó la ropa y se duchó. Se secó y comenzó a ponerse crema por el cuerpo.

Cuando pasó sus manos por el pecho notó algo, se quedó fría, se miró en el espejo y volvió a pasar su mano por el pecho, no había equivocación había un bulto y no era pequeño.

Pensaba que de un día a otro no podía haber aparecido, pero sí…ahí estaba.

Pidió cita al médico y enseguida la envío al hospital para que le hicieran pruebas.

El mundo le cayó encima.

Lo peor fueron sus hijos, aunque eran mayores se asustaron.

Fueron momentos duros, noches en blanco, sin ganas de comer y asustada. Hasta que al cabo de 20 días de pruebas le dijeron que era malo. En ese momento descansó, se había terminado la incertidumbre ahora había que comenzar la lucha.

Ella tenía el mismo miedo que sus hijos, pero no quería que notaran su miedo.

Además de la medicina tradicional, optó por la medicina alternativa. Pensaba qué sería mejor, la agresividad del tratamiento o hacer otro tratamiento alternativo.

Era una dura decisión y se decidió por ambas.

A la persona que la ayudó le debe mucho y nunca lo olvidará. Sobre todo la ayudó a cambiar su actitud ante la enfermedad.

aceptacion

Aceptó lo que le estaba ocurriendo y eso fue fundamental y comenzó a luchar por su vida.

Comenzaron los goteros, la caída del cabello…

Después fue la radioterapia, toda una odisea de hospitales.

Al cabo de un año ya se encontraba bien, el cabello creció y volvió a su trabajo.

La vuelta al trabajo fue un bonito recibimiento de sus compañer@s con música, globos y golosinas.

Fue como un kit kat en su vida. Un aviso para aprender a tomarse la vida de otra forma.

Y todos los días da gracias por su vida, da gracias porque ha aprendido mucho.

Cuando llega la adversidad hay que aceptarla. Cuando pides de corazón recibes. Y te das cuenta que nada es más importante que tu vida, y que cada instante hay que vivirlo en presente, no pensar en el pasado, ni en el futuro, el instante no vivido no volverá.

Y sobre todo AMA, a ti mismo y a los demás.

Anuncios