“La paciencia es amarga pero sus frutos son dulces”

La paciencia es mi meta, tener la capacidad de poder esperar a que se realicen mis deseos.

He de saber esperar, aceptar esa espera que desespera. Sé que ha de llegar ese momento en que la paciencia será mi aliada y no mi enemiga. El desasosiego, la inquietud, el ansia… desaparecerá para llegar la paciencia, la tranquilidad, la calma, la serenidad…

Cierro los ojos y quiero imaginarla, cómo será, no la conozco, seguro que es bella, aunque me sea difícil aceptarla, si la veo me gustará.

– ¿Qué color tendrá? será de tonos azules, como el mar cuando está en calma.

-¿A qué olerá cuando se acerque? seguro que su aroma será dulce.

-¿La escucharé llegar? tal vez no, porque debe ser silenciosa.

-¿Sentiré que está a mi lado?, creo que sí, sabré cuando llega.

Cuando llegue la retendré y no la dejaré ir, la cuidaré, la mimaré y con ella aprenderé a tolerar los fallos de los demás y admitir los míos, a no tener prisa cuando no haya que correr, a estar serena en las esperas, a tener calma como el mar después de una tempestad, a transmitir tranquilidad, paz…amor.

la-paciencia

Anuncios