Qué difícil es a veces enfrentarse a un papel en blanco.

La mente está llena de palabras, de pensamientos, de sueños… pero no puedes plasmarlos.

No sabes cómo empezar, sólo necesitas una palabra para que las demás vayan detrás como una cadena que no puede parar.

Pero no encuentro esa palabra que tire del hilo.

De fondo escucho una canción. Intento que la música me ayude, pero todo es en vano.

Mi mente está en otro lugar, lejos, a veces recordando, a veces soñando sueños imposibles, otras intentando poner orden en el caos.

Mejor no soñar… o tal vez soñar mi sueño, imaginarlo con fuerza, con amor, porque lo merezco y como dijo Stphen R. Covey:

<<Y puedo cambiar. Puedo vivir a partir de mi imaginación y no de mi memoria. Puedo relacionarme con mi potencial ilimitado en lugar de hacerlo con mí pasado limitador. Puedo convertirme en mi propio creador>>

caos y orden

Anuncios