Leyendo cosas tropecé con esta frase  “Con algunos amores me quite la ropa, con muy pocos me desnudé por completo”.

 En un momento de soledad, de rabia, de decepción, de lujuria, de atracción, incluso de aburrimiento, la ropa es fácil de quitar.

Luego te sientes vacía, porque no ha sido amor. Sucia porque las manos que te han tocado no son las que hubieras deseado. Tal vez te puedas ir contenta porque no ha estado mal. Pero realmente te preguntas ¿Qué hago aquí?

Y quieres olvidar….y olvidas, porque no es la persona que esperas.

Y un día sin darte cuenta, en silencio llega alguien…no quieres que entre en tu vida, porque crees que será igual, pero no quieres sentirte vacía.

Se cuela despacio, empuja, pero suave y tú sin darte cuenta vas cediendo espacio… y cuando te das cuenta has dado tu corazón y deseas desnudarte.

En poco tiempo te das cuenta que no….¡imposible desnudarse!

hqdefault

Anuncios