Hace tiempo alguien me dijo que leyera el libro “El Caballero de la Armadura Oxidada” de Robert Fisher.

Lo he leído varias veces y lo he dejado a quien me lo ha pedido y como siempre sucede cuando dejas un libro poca gente te lo devuelve. Me lo he tenido que comprar tres veces y otras tantas lo he regalado.

Siempre que lo lees aprendes algo y de él aprendí…aunque más bien recordé, porque sabemos muchas cosas pero no las ponemos en práctica y se van olvidando, aunque siempre dejan un poso y aparecen otros libros y otras situaciones que te ayudan a ir creciendo y a entender la vida de otra forma.

Siempre buscamos la felicidad fuera, creemos que nos la va a dar otra persona, pero está dentro de nosotros y este libro te enseña y por ello, yo quiero encontrar por el Sendero de la Verdad el Castillo del Silencio, el del Conocimiento y el de la Voluntad y Osadía. He de aprender a aceptar en lugar de esperar, cuando deje de tener miedo de estar sola, cuando en el silencio me encuentre a mí misma, cuando no confunda la necesidad con el amor y me ame a mí misma, cuando me miré al espejo y vea en el lo que realmente soy, cuando mi ambición sea de corazón la que no compite con nadie y no hace daño a nadie, cuando no tengo miedo ni dudas, y cuando confíe en la vida, la fuerza, el universo en Dios y suelte todo lo que temo cuando sea una con el Universo seré feliz.

Este es el resumen de este bonito libro que de vez en cuando vuelvo a leer para no olvidar.

el caballero

Anuncios