Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas.

El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración

El yin y el yang son la suma de dos fuerzas que no pueden existir la una sin la otra.

Dos fuerzas que viven al impulso de su compañera.

La Luna (yin) el Sol (yang) día y noche.

La mezcla, la fusión de ambas fuerzas es lo que crea las cosas.

Yin y yang

¿Has sentido alguna vez esa fuerza que impulsa la tuya?

En algún momento de la vida crees encontrarla, aún teniendo dudas quieres confiar en que es la adecuada, la que te va a complementar, la que va a estar siempre cuando la necesites.

Pasa el tiempo y te das cuenta que te has equivocado. Que esa fuerza no impulsa la tuya.

La inercia te empuja y crees que es la otra fuerza, pero no. Sólo es eso la inercia que mantiene el ritmo, un ritmo que cada vez es más lento y se va parando.

¿Qué hacemos para que no se pare?

Nada. Conformarnos y seguir, poniendo excusas y cuando te das cuenta ha pasado el tiempo, demasiado tiempo.

Unos intentan impulsarla de nuevo buscando otra fuerza, a la que mienten y engañan, ya que no dejan la otra.

Y así pasa la vida, como pasa del día a la noche.

Unas veces abandonas y prefieres tu fuerza en solitario y te das cuenta que no has amado, que no te han amado, porque si no el impulso no hubiera cesado, que te han mentido y que no sabes que es el amor. El amor que siempre has soñado, ese que a veces ves reflejado en la ficción de una película, en una pareja que ves por la calle, en unos amigos que conoces… y te sientes vacía. Sólo hay recuerdos vagos, lejanos, que un día creíste que era el amor de verdad y que al final no era nada, una simple ilusión y que no te complementabas.

Amate a ti mismo, crea tu felicidad con lo que te gusta, con lo que sientes, sé feliz por ti mismo, da, regala, y llegará esa fuerza que te impulsa, porque realmente las dos fuerzas están en ti. No esperes nada. Puede que te llegue un regalo del Universo.

Anuncios