Iban a encontrarse en unos días, pero tenían la necesidad de un aperitivo…..estaban hablando por vídeo conferencia pero era como si estuvieran al lado el uno del otro, se les despertaba el deseo tanto que aunque sus cuerpos no se tocaban se unían sus almas.

Él la vio como le mostraba todo su deseo. No pensaba que por esa ventanita pudiera ver todo lo que ella sentía. Le hizo gozar viéndola. Ella se mostró como es, inmensamente libre de dar todo a quién ella quiere.

Le gustó ver como se tocaba para él…..y como llegó al acto sublime donde se humedecen los sexos y los ojos.

Más tarde volvieron a verse, él le pidió que lo hiciera de nuevo pero sin verla, sólo quería pedírselo, porque él lo iba a hacer en la ducha pensando en ella.

Ella lo hizo, cerró los ojos y de nuevo pensó en la suavidad de sus manos recorriendo su cuerpo, imaginó que estaba con él en la ducha. El agua recorría sus cuerpos y hacia más suave si cabe el tacto de sus manos, sus bocas unidas no dejaban de besarse, la humedad del ambiente, el vaho en los cristales, el deseo, la lujuria, pensar que él en esos momentos estaba imaginando lo mismo hizo que se acelerará su deseo y un placer desconocido para ella la inundo.

Volverán a verse y se contaran sus sueños… breves, vagos e intensos… como el que vivirán en su encuentro.

Deseo

Anuncios