Eres como un incendio,

tu fuego no controlado me abrasa,

me quema…

 

Envueltos por el humo,

con los ojos cerrados,

sólo necesitamos de nuestras manos,

nuestras bocas…

 

Tus manos me abrasan

como sol que quema la arena,

como llamaradas de fuego violento

como viento que aviva el fuego…

 

Tu boca sobre la mía arde en deseos,

se escucha el crepitar del fuego,

besos encendidos que queman,

besos ardientes llenos de pasión…

 

Tu lengFuegoua húmeda

refresca mi cuerpo caliente,

extingue mi fuego,

poco a poco, despacio, sin prisa

apaga las llamas que me queman.

 

Anuncios