Los bracketsEL DENTISTA

Después de que le miró exhaustivamente la boca le dijo que era necesario que le pusiera brackets para la correcta limpieza de sus dientes, ya que no todos los dientes los tenía bien alineados y era la solución al problema de su boca.

Ella horrorizada le dijo -¿pero eso es necesario?-

-Sí es necesario-, le contestó él, -piénsatelo antes de decidirte, pero yo te lo aconsejo-.

Se quedó mirándole a esos ojos azules que tenía su dentista y esa carita de niño bueno, por unos instantes dudó, pero sus ojos verdes se clavaron en los de él y como hipnotizada le dijo -sí, tú sabes más que yo y si es necesario lo haré.-
-No te arrepentirás- le dijo él, -estarás guapísima cuando te los quite.-

EL MARIDO

Cuando llegó a casa su marido le preguntó -¿qué tal el dentista?-

-Pues veras no te lo vas a creer, me ha dicho que he de ponerme brackets.-  –¿Pero qué dices?- dijo él, -pues como lo oyes- le contestó ella.

-¿Pero con esos hierros la podrás chupar?- Siguió interrogándola…

-Pero cómo eres, tú siempre pensando en lo mismo.-

-María, una compañera de trabajo, también los lleva así no seré la única rara.-

-¿Pero ella se la puede chupar al marido sin hacerle daño, se lo has preguntado? Si no pregúntaselo mañana.-

-La verdad contigo es imposible hablar de nada con coherencia.-

-¿Se lo has dicho a tu madre?-

-Sí claro.-

-¿Y qué te ha dicho?-,

-Qué para que iba a ponérmelos a estas alturas, le he dicho que era necesario y que una compañera de trabajo también los lleva que eso es normal ahora.-

-Claro, entonces al final te habrá dicho que te los pongas, ¿no?-

-Pues sí, me ha dicho que si los pagabas tú que no había ningún problema.-

-Bien pues si yo he de pagarlos he de saber si la puedes chupar con los brackets, o no me hago cargo de la factura.-

-Eres increíble, he de sufrir por llevarlos y tú sólo pensando si la podré chupar bien, me dan ganas de llorar.-

CONCLUSIÓN

No te pongas brackets porque el dentista te derrita al mirarlo.

No te pongas brackets sólo porque tu compañera también los lleva.

No te pongas brackets si tu madre te dice que si los paga tu marido “haz lo que quieras”.

Y sobre todo no te pongas brackets si no vas a poderla chupar bien.

NOTA: para los curiosos, si se puede.

Anuncios